Nestro Diario (del día 5 al 10)

Posted on Actualizado enn

•Jueves 17 de Diciembre
Al día siguiente salimos nuevamente hacia la playa, y estuvimos allí
hasta el medio día porque se nos cumplía el horario del hotel. En la
playa conocimos a Astrid, una Colombiana artesana que venía de Bolivia
de regreso para Colombia. Conversamos un poco sobre viajar, nos contó
que le habían robado por despistada y le obsequió una pulsera a Laura.

Al llegar al hotel hablamos con Carmen, la dueña a quién le habíamos
prometido una canción que luego le cantamos. Salimos de allí hacia la
empresa Eppo, la cual nos llevaría a Piura por un precio cómodo. En
el camino nos cruzamos con Anet, una Colombiana de Barranquilla que se
le aguaron los ojos cuando escucho la cumbia de su tierra. Ella lleva
ya varios años en Perú y extraña mucho su tierra, así que hablar
fué muy bonito para todos.

Al salir de allí ella se despidió con mucha nostalgia y la dueña del
lugar nos obsequió una escultura pequeña que tiene que ver con la
suerte en Perú.

Salimos a eso de la 16 horas, tocamos durante el recorrido y llegamos
a Piura a las 20 horas. Aunque nuestra intensión era llegar a
Catacaos, preferimos quedarnos allí para dejar las mochilas y no
cargarlas hasta Catacaos. Buscamos un hotel cerca a la terminal que
nos costó U$3 por persona. Esa noche salimos a conocer la plaza de
armas que se encontraba a unas 7 calles del hotel.

•Viernes 18 de Diciembre
Salimos a las 9 horas a buscar desayuno y conseguir algunas cosas.
Compramos para la tarde el tiquete para Lima en la empresa ETTI por U
$10. Un muy buen precio por 14 horas de viaje. Averiguando en otras
empresas el valor era de U$42, es decir cuatro veces más el valor.

Allí tomamos una Combi hacia Catacaos un pueblo de artesanos ubicado a
10 kms de allí. Por el transporte nos cobraron U$0,25. Allí pasamos
la tarde admirando el trabajo que se hace principalmente con hilo de
plata. Almorzamos Seco de Chavelo por in valor de U$2,5 cada uno.

Luego salimos a la plaza a tocar y nos dieron U$4. Regresamos a Piura
para tomar nuestro bus hacia Lima.

•Sábado 19 de Diciembre
Por lo económico del viaje entre Piura y Lima el bus se demoró más
de lo planeado, así que llegamos a Lima sobre el medio día, cuatro
horas más de lo que teníamos planeado.

Al llegar allí almorzamos un arroz a la cubana y luego buscamos un
Internet para apuntar la dirección de Wasiphy Hostel, lugar que nos
ofreció su apoyo en Lima.

Tomamos un transporte hacia el hostel que se encuentra en el sector de
Miraflores, uno de los más reconocidos y más bonitos de la ciudad y
nos encontramos com Miguel Angel, una persona muy amable con quién
hicimos el contacto.

Nos sorprendió el hostel por lo tranquilo, lo bien ubicado y lo bonito
que estaba. Inmediatamente salimos a caminar, buscando conocer el
sector pero principalmente el Malecón, lugar que habíamos visto en
fotos pero que queríamos conocer.

Fué una caminata larga pero muy placentera en una zona de la ciudad
con parques, amplios andenes y donde se siente mucha tranquilidad.
Pasamos así la tarde observando el Pacífico con su cielo gris
( característico de Lima) admirando el Malecon comparable con sectores
como el de puerto Madero en Argentina, el Malecón 2000 de Guayaquil o
muchos otros que suponemos vamos a conocer, allí hay muchos parques
como por ejemplo el del amor y uno donde hay un faro.
Regresamos al hostel y allí nos encontramos có Denisela la otra
dueña del hostel quien nos recibió muy amablemente y conversó con
nosotros por un buen rato. Durante esa conversación nos contó sobre
un evento de muchos que el hostel hace relacionado con una entrega de
regalos a familias de escasos recursos en una población cercana a
Lima. Nos sorprendió gratamente que una Mediana empresa como lo es un
Hostel emprenda campañas tan bonitas de responsabilidad social.

•Domingo 20 de Diciembre
Al ya estar listos para salir a las 8:30 horas nos invitaron desayuno
en el hostel, desayunamos, luego entramos a Internet a poner algunas
fotos y salimos hacia el centro de la ciudad para que Laura conociera
y para comprar el tiquete que nos llevaría esa noche a Arequipa. Nos
sorprendió que el valor del pasaje estava muy alto, peto por más que
buscamos no encontramos nada más cómodo. Al final nos tocó pagar U
$30 por persona, pero en un muy buen bus.

De allí salimos para la plaza de armas y llegamos en el momento justo
en que estaban haciendo el desfile de cambio de guardia que se realiza
cada 8 días. Estuvimos en la plaza de armas y caminamos hacia la plaza
San Martín a través de un sendero peatonal colmado de personas porque
se acercaba la noche de Navidad.

De allí salimos hacia Wasiphy Hostel para conversar con Miguel Angel y
alistar nuestras cosas para salir esa noche rumbo a Arequipa. El bus
que tomamos era uno de los mejores: dos pisos, semicama, asistente de
viaje (una especie de azafata). Estando esperando el bus planeamos
tocar durante el recorrido, pero al ingresar al bus un vigilante nos
quería impedir llevar como equipaje de mano el acordeón y la tambora.
Logramos convenserlo y subimos al bus. Luego Fresia se dirigió a
hablar con el asistente quién no le vió problema a tocar un par de
canciones. El problema fué que nos autorizó luego de la comida y ya
era muy tarde pirque la gente se dormiría.

Pasó la comida y ya veíamos a las personas recostadas y algunas con
los ojos cerrados, pero Fresia ese día estaba incansable y nos motivo
para hacerlo. Empezamos por el nivel de abajo y luego al segundo piso.
La acogida de la gente fué muy buena, nos aplaudieron y muchos de
ellos se despertaron para poder escucharnos.

•Lunes 21 de Diciembre
Llegamos a Arequipa hacia las 13 horas. Nos bajamos del bus y buscamos
un restaurante. El almuerzo ha sido uno de los más baratos: U$1,25.

Luego guardamos nuestras mochilas en el guardaequipaje de la terminal
por U$1 por las tres mochilas. Compramos el pasaje a Tacna (la última
ciudad de Perú) por un valor de U$10 por persona. De allí salimos
hacia la plaza de armas a conocer la ciudad mientras se llegaba la
hora de viajar en la noche.

Conocimos la plaza de armas de Arequipa, que sin duda tiene una
similitud con la plaza principal de Cuzco también en Perú. Entramos a
la catedral y caminamos por una zona peatonal. Allí estuvimos mientras
llegaba la hora de viajar. Viajar en la noche es una buena elección,
porque se tiene transporte y hospedaje al mismo tiempo.

William Gómez
Arquitecto, Publicista, Especialista en Desarrollo Regional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s